Es todo un lujo tener la sierra de los molinos a tan corta distancia, subir al atardecer a correr, pasear al perro o simplemente caminar